Descubre por qué un TPV táctil de segunda mano es una apuesta perfecta

TPV

Para lograr ser relevante ante la competencia, es importante contar con un TPV táctil que le permita al negocio renovar los antiguos modelos y métodos de cobro obsoletos. Un terminal táctil causa muy buena impresión ante los usuarios y ofrece mayores facilidades en el trabajo.

En el pasado quedaron los móviles con teclas o cualquier dispositivo que no sea dirigido por voz o mediante el toque de una pantalla táctil. De igual forma ocurre con el terminal punto de venta, si no es táctil, es porque tu negocio no está consciente de los nuevos tiempos.

Poder parar el avance de la tecnología no es viable, y esto ha sido el motor principal para que muchos negocios han cambiado su forma de trabajar y de atender a los clientes, se han avocado a usar TPV táctiles. Son sinónimo de sofisticación y facilidad en el trabajo, además que ofrecen un enfoque moderno a cualquier infraestructura.

¿Qué es un TPV táctil?

Ya sabemos que un terminal punto de venta es aquel que utilizan los usuarios o compradores para pagar mediante tarjetas, cheques o efectivo la compra de algún producto o servicio solicitado. También, funcionan para gestionar el inventario, emitir facturas, verificar ventas con fechas exactas, entre otras cosas.

En este caso, un TPV táctil está compuesto por una pantalla digital que en su totalidad es manejada mediante el tacto, y por otro lado, contiene un programa que le permite al comprador o vendedor, interactuar con dicha pantalla.

Son dos cualidades bastante bondadosas con la cual se obtienen grandes beneficios, y más aún cuando es usada en negocios de alto tráfico como hostelería, restaurantes y bares. Se hace mucho más rápido gestionar pedidos, cerrar ventas, cobros y demás procesos propios de la administración de un local.

¿Por qué comprar un TPV táctil usado?

Amamos las tecnología táctil, es dinámica y muy fácil de aprender, estamos tan acostumbrados a utilizarla que casi olvidamos que existe, es puramente intuición. Para el personal que maneja grandes volúmenes de clientes es el terminal de ventas ideal, minimiza los errores y todo está listo en cuestión de segundos.

Ahorra mucho tiempo

Hay muy poco que explicar, ya que el uso de una pantalla táctil es bastante fácil. Atender a los clientes ahora es mucho más rápido debido a que solo se tocan solo un par de íconos y listo, ya está la orden procesada. Esto significa una mayor cantidad de clientes atendidos y satisfechos, que se traducen en clientes fieles.

Un TPV táctil resulta bastante funcional en comercios de hostelería, bares, comida rápida, restaurantes para llevar y más sitios por el estilo. Otra modalidad es que cada usuario posea acceso a un terminal táctil y simplemente esta se comunique con el personal que procesa el pedido, menos intermediarios es mayor eficiencia.

Ya no habrá largas filas de compradores esperando para pagar debido a que todo el proceso es automatizado, además se podrá descontar el producto del inventario en el mismo instante que se cierra la venta, todo debidamente ordenado. 

Actualizado diseño

Su modernismo es, sin lugar a dudas, una de las ventajas principales de comprar un TPV táctil de segunda mano, visitando el link anterior te darás cuenta de que existen muchas más, pero que sea visualmente atractivo es la más poderosa de todas. No requieren mayores cuidados, son duraderos y resistentes al uso continuo.

Un negocio se ve anticuado y poco confiable si aún basan su administración en las antiguas cajas registradoras con poco potencial. Avanzar significa incorporar nuevas tecnologías al negocio con la finalidad de que este se vuelva rentable y sea un lugar al que la gente siempre desee regresar.Los TPV táctiles están bien pensados en relación con el espacio que ocupan, armonizan perfectamente con cualquier diseño de negocio y por ende se puede llevar un mejor control de los tickets emitidos y así evitar el uso innecesario del papel que luego puede perderse y generar errores de cálculo. El uso de un TPV táctil garantiza la eficacia humana.